Se hunde el sol en el azul agua del Archipiélago de Solentiname, en el Gran Lago de Nicaragua. Pero aquí donde estoy, La Bestia deambula una y otra vez sobre mi cuerpo tendido, estirado como la piel de un lobo que se alarga hasta volverse una maraña de tendones e hilos desteñidos. A mi lado …