Un día más tarde entró al pueblo. Llegó por el Sitio de Doña Blanca, donde un mangal saludaba con su verdor a los pocos viajeros que en esos días se aventuraban por las quebradas de Chajá. No había pasado La Puente sobre el barranco cuando ya había vendido toda la manzanita cuxtitalera que su amigo …