En algún lunes de agosto de 1971 asistí a una conferencia impartida por la embajadora de México en Israel en la Universidad Hebrea de Jerusalén, en el viejo campus de Guivat Ram. Una mujer, con elegante y suntuoso porte de princesa maya, explicaba temas con pronunciación e inflexiones nuevas para mí. Era el habla suave …