Una vuelta al mundo por un Viaflor…


Esaú Márquez

Reseña:

La originalidad de este libro reside en que es producto de una correspondencia vía medios (e-mail), por lo que se sitúa como la primera obra que se escribe en Chiapas con esta característica y, por supuesto, me llena de satisfacción. Otro aspecto es la frescura irreverente que sugiere su escritura y la libertad plena del comensal de decir las cosas sin rebuscamientos, con desparpajo, usando un lenguaje coloquialmente frailescano y desde su particular modo de ver el mundo.

¿Del por qué y cómo se escribió el libro?

Durante años Oscar y yo sostuvimos una correspondencia tradicional, es decir, manuscrita, a través de cartas y postales. Las misivas por lo general las escribíamos utilizando el reverso de propagandas comerciales, lo que, además de la escritura, nos enterábamos de eventos, novedades, ofertas y cosas mil, manteniendo casi siempre una estructura que las hacían singulares. En las postales los mensajes fueron escuetos, una oración, una frase, un saludo.

Al cambiar la carta por el e-mail la comunicación dio un giro interesante. Durante varios años la correspondencia no fue guardada –a diferencia de lo que sucedía con las cartas– y así como se recibían se borraban previa contestación. Fue en el año 2004 cuando tuve la idea de guardar la correspondencia, aunque de momento no hubo la intención de hacer algo específico con ella, fue más bien un deseo de preservar la información como memoria, hacer un archivo al cual se pudiera recurrir en un momento dado, como si fueran de puño y letra…

Anterior Cambiando historias. Una comiteca en bicicleta hasta el fin del mundo
Siguiente Artículos Periodísticos I