Corrido que vuela y anda


Una paloma voló
por la azuleja distancia
con el pico amarillito
y alitas de democracia.

De dónde vienes, paloma,
tan sola y tan lastimada,
vengo de los años tristes,
del fraude y de la coartada.

Vengo de la herida abierta,
de la hondura de una lágrima,
vengo buscando a mi pueblo
para construir mi patria.

Paloma pico amarillo,
verbo volantín del ala,
si quieres pueblo, aquí hay pueblo
y canción para cantarla.

Pueblo y canción serán uno
desde la dolida entraña
para que volemos libres
de la burla y de la trampa.

[…]

Poema completo en nuestra revista impresa

Anterior Fundación de la Escuela de Artes Plásticas de Chiapas
Siguiente La sinfonía de Heberto Morales