Frente a un Virreinato turbulento: la no Insurgencia en la Provincia de las Chiapas


Sin duda un caso especial dentro del periodo insurgente de las colonias españolas en América lo constituye la Capitanía General de Guatemala, espacio geográfico-político que abarcaba desde Chiapas hasta Costa Rica. En su frontera septentrional la Capitanía colindaba con el Virreinato de la Nueva España, mientras en su frontera meridional lo hacía con el Virreinato de la Nueva Granada. Uno y otro virreinatos experimentaron la conmoción de los enfrentamientos bélicos que los condujeron finalmente a la independencia de España. En claro contraste con los dos territorios, la Capitanía General no supo de movimientos independentistas que desembocaran en un ambiente de guerra generalizado. Cuáles fueron las razones para que no existiera son el motivo de la presente intervención, en la cual habremos de fijar sobre todo la mirada en la provincia chiapaneca, como el territorio que más directamente conectaba con el virreinato novohispano.

La Capitanía General de Guatemala en los inicios de la década de 1810

Al comenzar la segunda década del siglo XIX, las provincias que componían la Capitanía General pasaban por una situación precaria. Quizá el único sector que había sacado provecho en lo político y económico era el grupo afincado en la ciudad de Guatemala, pero este provecho había sido a costa de las demás provincias, sobre todo de Honduras, Nicaragua y San Salvador. Las inconformidades se habrían de ver reflejadas en las rebeliones surgidas en ellas. Junto a éstas, hemos de considerar además la conspiración de Belén en la ciudad de Guatemala.

Artículo completo en nuestra revista impresa
Anterior Rosario Castellanos: Catedrática de la Universidad Hebrea de Jerusalén
Siguiente Entre el Águila y el Quetzal Chiapas en dos tiempos expresivos/I