De Primera revelación a Balún Canán: la paulatina reconstrucción textual de la infancia comiteca de Rosario Castellanos y su inscripción en la posrevolución mexicana


Aunque a menudo el lector que se acerca a las obras no toma en cuenta este hecho, por lo menos a priori, el proceso genético de las grandes obras literarias recela informaciones de gran relevancia para una comprensión cabal de las mismas. Esta afirmación, que sin duda ilustra el modo en el que se puede entender mejor las decisiones que llevaron a Edith Wharton a la versión final de The age of innocence, un retrato de la élite local neoyorquina asfixiada por el estrecho corsé de convenciones a las que es sometido cada uno de sus miembros, permite acercar a esta estética y la inclinación confesa de ésta a cierto tipo de realismo (el “social realism” de Wharton) al “realismo crítico” que menciona Castellanos en “La novela mexicana y su valor testimonial”). Pero también ofrece una nueva posibilidad de mirada sobre la novela faro de la autora, Balún Canán, para la cual un análisis de la génesis potencia la posibilidad de análisis de la obra literaria, develando elementos que, de no llevarse a cabo, permanecerían en el limbo y ofreciendo los recursos para poner de manifiesto el arduo y exitoso trabajo de escritura que dio como resultado novelas consideradas obras maestras de la literatura universal.

En efecto, Balún Canán, novela publicada en 1957 por el Fondo de Cultura Económica de Arnaldo Orfila Reynal, órgano de difusión de obras maestras de la literatura mexicana del siglo XX –cuya defensa tomaría sin dudarlo Rosario Castellanos cuando éste fue despedido por Díaz Ordaz tras el escándalo ocasionado por la publicación de Los hijos de Sánchez de Oscar Lewis– es para muchos y con la distancia respectiva la mejor novela de la autora…

Artículo completo en nuestra revista impresa
Anterior Presentación de la Revista Entre Tejas
Siguiente Centroamérica y la guerrilla: un espíritu humano