Lecciones, de Teodoro González de León


En la Facultad de Arquitectura de la UNAM se celebra todos los años la Cátedra Extraordinaria Federico Mariscal, otorgada a reconocidos profesionales de la arquitectura que destacan por su exitoso desempeño en la práctica profesional.

Durante varios meses el arquitecto invitado convive cercanamente con la audiencia, mayoritariamente compuesta por alumnos, en una serie de conferencias, pláticas y visitas guiadas a sus obras. Mis inicios en la carrera coincidieron con el otorgamiento de este honor al arquitecto González de León. En ese momento, obras fundamentales como el edificio del INFONAVIT o el Colegio de México tenían ya muchos años de construidas. Pero quienes atendimos a aquella cátedra tuvimos además la suerte de visitar de la mano del arquitecto edificios paradigmáticos de reciente factura o en proceso de obra como el Auditorio Nacional, el Palacio de Justicia Federal, la ampliación de las oficinas centrales de Banamex en el Centro de la CdMx, el Fondo de Cultura Económica y la vecina Plaza Rufino Tamayo. Recuerdo muy vívidamente cómo mi grupo cercano de amigos acudimos con curiosidad neófita a las primeras sesiones y pronto quedamos enganchados a los entretenidos análisis y explicaciones detalladas de sus procesos compositivos y su lógica proyectual. De las estrategias de adaptación al entorno patrimonial en el edificio Banamex; de las alegorías a las formas y ‘objetos en reacción poética’ que insertaba en plantas y volumetrías; de las operaciones formales para humanizar la escala de espacios descomunales como el interior del Auditorio; del manejo de la luz y el asoleamiento a través de constantes búsquedas experimentales con una variedad de elementos; de la capacidad narrativa del manejo del espacio y las formas a través de juegos visuales y trampantojos como en la Plaza Rufino Tamayo; de la importancia del espacio público en los edificios como articulador de encuentros y donde se hacen posible los fenómenos sociales; y también de la riqueza que significa trabajar en colaboraciones afortunadas con otros profesionales…

Artículo completo en nuestra revista impresa
Anterior Con Andrés Medina: descifrar los senderos del antropólogo
Siguiente La Academia opina: CIESAS Recomendaciones en la instrumentación de políticas públicas.