Reflexiones en torno a la independencia de la provincia chiapaneca y su integración a México /I


La provincia chiapaneca colonial era parte de la Capitanía General de Guatemala, no de la Nueva España; pero a partir de los movimientos independentistas de las colonias americanas pasó por una serie de vicisitudes hasta su definitiva incorporación a la República Mexicana en 1824.

El tema ha sido tratado en numerosos escritos que, sin embargo, no han logrado penetrar lo suficiente en los acontecimientos como para permitir que se ponga en claro la historia de esos años. Apenas al día de hoy se comienza a indagar sobre esos hechos con un mejor apoyo documental y herramientas metodológicas más adecuadas. En este ensayo se pretende plantear el tema con la intención de de aportar nuevos enfoques a partir de diversas reflexiones.

Los sucesos de la Independencia chiapaneca.

El primer problema planteado es el de la autonomía con que actuaron los miembros del ayuntamiento de Comitán en agosto de 1821, por encima de las autoridades provinciales y de la Capitanía General de Guatemala. La actitud resuelta de los comitecos no únicamente fue aceptada sino que además sería respaldada por otros ayuntamientos chiapanecos. Aquí cabe, sin embargo, asentar que si bien los comitecos decidieron actuar resueltamente, no siempre en los otros ayuntamientos imperó ese ánimo de resolución, como ocurrió con el ayuntamiento de Tuxtla, donde el teniente coronel Tiburcio José Farrera recomendó esperar los pronunciamientos en Tabasco, lo cual ocurrió: esa espera. Esa cautela contrastó con la franca decisión de los comitecos. ¿Qué hubo entonces detrás de los sucesos que condujeron a la declaratoria de la independencia comiteca?

Artículo completo en nuestra revista impresa
Anterior Una vuelta al mundo por un viaflor…
Siguiente La entrevista: Javier Espinosa Mandujano