14°54’18.8”N 92°21’14.1”W


Se hunde el sol en el azul agua del Archipiélago de Solentiname,
en el Gran Lago de Nicaragua. Pero aquí donde estoy,
La Bestia deambula una y otra vez sobre mi cuerpo tendido,
estirado como la piel de un lobo que se alarga
hasta volverse una maraña de tendones e hilos desteñidos.
A mi lado se yergue, colosal, una ceiba, vegetal ciudad para los pájaros,
gigante de clorofila que anda sobre la tierra con pies de savia,
mole corpulenta y despeinada que habla con voz de hojarasca,
como los muertos, como yo, esperando en cada estación de lluvias,
[…]

Artículo completo en nuestra revista impresa
Anterior Presentación. Entre Tejas No.3
Siguiente Nicolás Guillén en Chiapas