Ars Poética


Nací sin piel…
ando ahora por el mundo
desnudando en cada cuadro mi alma;
laberinto en el que me sumerjo,
como en el mar,
siento el mareo de una marioneta.
Parece que no tengo un estilo,
mis series “son de uno” dice mi hermana;
para mí cada cuadro tiene una intención diferente,
independiente e irrepetible.
La magia comienza con la primera intención,
esa necesidad interna que pugna por tener forma,
comienza con un sonido, una frase, un boceto…
elementos alquímicos; más tarde, se transforman,
cómplices; se van adhiriendo como capas de piel,
una sobre otra;

Artículo completo en nuestra revista impresa
Anterior Caleidoscopio Sonoro. Músicas urbanas de Chiapas. Un libro muy original.
Siguiente Reflexiones en torno a la independencia de la provincia chiapaneca y su integración a México / II