Nicolás Guillén en Chiapas


El inicio de la historia del pueblo latinoamericano parte de la fusión de tres sangres, principalmente, aunque después esas tres vertientes se han ido enriqueciendo en un proceso irrefrenable de mestizaje sumando las coordenas del planeta hacia un mismo destino que se abre, como en el universo prehispánico a los cuatrocientos cantos del zenzontle, cardinalidades en las que ha crecido nuestra carne y nuestro espíritu. La tercera sangre de la que suma somos, cimas del idioma y del latido, es la negra. Con ella construimos la tercera dimensión de nuestra gloria y tragedia, vino a ser nuestra compañera, nuestro complemento, nuestra tercera parte del cuerpo. Esto Nicolás Guillén nos lo cuenta tan bien en su (nuestra) poesía.

Concentrándonos estrictamente en la poesía cabe mencionar que como todo, ese torrente de sonoridades verbales (la poesía negrista) tuvo un principio, el hecho fue en Puerto Rico, en la segunda mitad de la década de los veinte. Ahí se inicio la poesía negrista, con la aportación al mundo del talento de Luis Palés Matos que ya años antes se había destacado cono notable modernista, pero que ahora buscaba insertarse en las nuevas propuestas que el vanguardismo fusilaba hacia todos los caminos del planeta. Fue Palés Matos el creador de la corriente negrista.Después iba a venir el genio de Guillén a darle total definición ensanchando e incrementando la sensualidad del ritmo en nuestros mapas emocionales. Fue un torrente sonoro que nos dio el vanguardismo y en el que florecieron generosamente muchas plumas más del continente: Andrés Eloy Blanco en Venezuela, Demetrio Korsi en Panamá, Miguel N. Lira en México, Luis Cané en Argentina, nuestro Armando Duvalier en Chiapas… Y se hizo el verso y el verso fue interpretado por músicos populares y sinfónicos para acabar de complementar las sumas y los mestizajes. Guillén supo muy bien de esto porque sus poemas fueron de las partituras de Bola de Nieve a las de Amadeo Roldán y Silvestre Revueltas y así sus poemas se cantaron en la fiesta popular y en la sala de concierto.

Artículo completo en nuestra revista impresa
Anterior 14°54’18.8”N 92°21’14.1”W
Siguiente Centro Cultural Rosario Castellanos, sede de la UNICACH y del INBA en Comitán