Presentación. Entre Tejas No.4


Entretejas nos ha dado oportunidad de ir reuniendo a los escritores e intelectuales chiapanecos más destacados y, junto con ellos, a académicos que han aceptado nuestra invitación para compartir con los lectores su pensamiento, sus hallazgos, producto de sus concienzudas investigaciones. También a los artistas visuales cuya obra no ha sido justipreciada aún y, en algunos casos, permanece desconocida, por parte de la crítica de arte nacional, pero por quienes hay que apostar y procurar colocarlos en el escaparate del arte nacional que bien se merecen.

Pero lo que más gusto nos da es que comienzan a aparecer nuevas plumas, nuevas propuestas, chiapanecos que a diario aportan también su intelecto, su talento y a quienes, sin duda, el futuro les depara los gloriosos frutos del éxito y mejores horizontes en el ámbito de la creación; y junto con ello, a Chiapas un reconocimiento más amplio en el mundo de la cultura. Por eso nos sentimos orgullosos de dejar en las páginas de Entretejas registro de su labor intelectual.

Aunado a todo esto, y en el aún limitado ámbito de nuestro universo propositivo, se han dado dos eventos que también nos llenan de orgullo en Entretejas y que tienen que ver con los derroteros que nos habíamos propuesto seguir desde el inicio de esta publicación: la realización del Primer Festival de Escritores de Chiapas en las librerías Porrúa de todo el país, así como la aparición de la Biblioteca de Escritores de Chiapas, un proyecto editorial paralelo de Entretejas,en que estamos procurando mostrar al país a nuestros creadores con el propósito de subsanar una ancestral injusticia infligida a éstos en lo que respecta a la falta de promoción y comercialización de su obra en los canales libreros de distribución y fuera de los conductos institucionales de producción editorial, sin que esto signifique una contraposición a éstos sino con la actitud propositiva de complementariedad, para sumar espacios de publicación a los creadores desde una empresa cultural.

Con este cuarto número agradecemos el esfuerzo de cada uno de los colaboradores, de los lectores, pero también damos la bienvenida y abrimos las puertas de par en par a quienes se van sumando con sus interesantes textos para poblar generosamente de ideas y propuestas sugerentes las páginas de la revista cultural de Chiapas, lo cual –esperamos- se traduzca en la savia vivificadora que circule por los cauces y ramas de nuestro Estado, antes de que los -al parecer-, incontenibles signos de devastación de la violencia y la impunidad que se ciernen sobre territorio nacional marchiten el hasta hoy frondoso árbol de la milenaria cultura local.

Anterior La silla de brazos
Siguiente Atardecer en el mar