Africanía en Chiapas

Vaqueros y milicianos. Afromestizos en el Despoblado de la provincia colonial de Soconusco, 1778-1830

Benjamín Lorenzana.

Reseña:

La introducción de la población negra a Chiapas, particularmente a la costa, es parte de un proceso histórico muy amplio, que vincula las historias de Europa, África y América. El periodo del comercio de esclavos africanos tiene sus raíces en las exploraciones de los portugueses a las costas africanas en el siglo XV –cuando en 1446 las naos portuguesas de Enrique el Navegante llegan al Senegal– y finaliza en el siglo XIX, cuando diversos países de Europa y América abolieron la esclavitud.

Este libro analiza la contribución de la población de origen africano en el Despoblado de la provincia colonial de Soconusco, de 1778 a 1830. Asimismo explica los motivos del despoblamiento y repoblamiento del noroeste del Soconusco; el aporte de negros y mulatos en la economía de la región, en las estancias ganaderas y obrajes de añil; y su participación en las milicias.

El Despoblado comprendió al espacio territorial que ocupan hoy los municipios de Arriaga, Mapastepec, Pijijiapan y Tonalá. Información sobre el origen de la población negra y mulata en estos municipios se encuentra en distintas fuentes coloniales, como son los registros de matrimonios, bautismo y defunciones; padrones regionales de confesiones, censos generales de población, entre otros. Las autoridades religiosas y civiles registraron la calidad y la condición de las personas, de tal manera que revisando los documentos coloniales podemos ver en qué provincias o regiones se ubicó la población de origen africano en Chiapas. Para la segunda década del siglo XVIII, las reformas borbónicas prohibieron registrar la calidad de las personas, de esta forma la población de origen africano empezó a desaparecer de la documentación colonial.

Anterior La Revelación Poética. Del mito a la metáfora
Siguiente Casa, crisol y altar, de la hidalguía vasconavarra a la hacienda chiapaneca: los Esponda y Olaechea, 1731-1821