Atardecer en el mar


Ramiro Suárez Argüello.

Reseña:

El corazón está inundado de sentimientos y de palabras, y hay que abrir las puertas para liberarlas. Las palabras son arrastradas por el viento como un velero en aguas turbulentas. Vuelan como los sueños hacia las estrellas. El mar juega con ellas; se las lleva y las devuelve en olas. Se esconden en las profundidades del mar. En las tardes el mar las deposita en la playa, y el enamorado las recoge como se levantan caracolas para entregarlas a su amada cuando llegue el momento de la cita.

Anterior Presentación. Entre Tejas No.4
Siguiente Cambiando historias. Una comiteca en bicicleta hasta el fin del mundo